El Observador

Cuando “concha” dejó de ser un pan dulce y se convirtió en mala palabra.