El Observador

Un final sin épica.