Brecha

Todo empezó en Cartagena: los entretelones de las gestiones por los presos de Guantánamo